domingo, enero 27, 2008

CarnaMal CarnaMal

¡CARNAVALES DE LAS PALMAS!



Desde hace un par de años que el listón estaba quedando muy alto, especialmente el año pasado (año de elecciones, no se notó). Empezamos a oír hablar de los chiringays y chiringuays. Los primeros se pusieron en la zona de las terrazas, 'al laito' de Lolita Pluma, y los segundos en la trasera del Museo de la Ciencia.

En los primeros, independientemente de la inclinación sexual, no se ven los típicos problemas de peleas aderezadas con alcohol y demás, aunque aquí no se salva nadie si es verdad que eran menos frecuentes, por decirlo de otra forma, mucho más buen rollo, aunque estabamos ligeramente apretujados.

Este año, debido a las quejas de los vecinos por el ruido,(típico ya en carnavales), se ma movido TODO a la trasera del museo, los 12 (DOCE!!!) chiringays dentro de la antigua terraza de La Ola, y los chiringuays donde siempre.
Yo no sé en que pensaron a la hora de ubicar las dos partes, pero en la seguridad de 'las mascaritas' que preferimos entrar en los chiringays (que no somos pocos) no fué.



Cuando entras, el primer problema que se plantea es...entrar. Sí, porque está tan lleno que la gente se queda fuera. Una vez dentro, después de sacar a relucir todas tus dotes de ninja contorsionista, el segundo problema es ¿dónde me pongo? ya que encontrar un hueco es más difícil que encontrar una oferta de movistar sin letra pequeña. Y una vez que encuentras hueco (más te vale haber ido al baño antes o ya tener la copa) toca recibir empujones, pisotones y sobadas de todos aquellos que te rodean, o que han tenido menos suerte, y aún buscan un hueco donde estar, y ya ni hablemos de bailar.
Y así hombro con hombro en el sentido TOTALMENTE literal de la frase, quieren que pasemos la noche. Otro gran problema que nos planteamos es, ¿Y si pasa algo? ¿Por donde salgo?, hay tres entradas, pero al estar tan excesivamente lleno si pasara algo y tuvieramos que salir corriendo más de uno acabaríamos aplastados. Así que o emigras resignado/harto al otro lado, o a tu casa o te quedas y aguantas ver el sobaquillo de un desconocido demasiado cerca para la poca confianza que hay.

Después el tema del ruido, yo no se cómo se ha montado este año, que si dicen que el escenario absorbe el ruido y tal y tal, pero yo desde mi habitación, en LA ISLETA, puedo cantar la canción que está sonando en el parque e incluso aprenderme la letra, en momentos así piensas en los pobres que viven en la zona de Santa Catalina. Pero después es curioso, porque una vez en el parque, en la parte delantera del escenario, no se escucha tanto. Supongo que será el viento, ubicación altavoces y patatín.

En fin, espero que para la edición del año que viene, cambien la estrategia y si hay que cambiarlos de sitio, para no molestar a nadie, que se haga, pero que se haga bien.

Un saludo :) (Sí, resulta que sigo viva)

1 comentario:

Ciudadano dijo...

y Patatán. Si me permiten el consejo pónganse cerca de las columnas (no dan codazos) y procuren (aunque les valla algo de vida en ello) no descuidar ningún hueco o correrás el peligro de convertir tu milímetro cuadrado de pista en pasillo.

Otra cosa, que curioso que nombres la letra pequeña en ofertas de Movistar justo el día en que Yoigo se hizo una empresa mala más que añadir a la cada vez más grande lista de empresas malas de telefonía (si no entiendes esto último leelo de nuevo, jeje).